Tips para cuidar tus ojos en verano

9 jun. 2017

Casi desde que tengo uso de razón llevo gafas. Recuerdo que cuando realicé la primera comunión fue el primer año que las tenía. Desde entonces han pasado muchos años y el cuidado de los ojos se convirtió en una de mis máximas, ya que llevar gafas o lentillas conlleva una serie responsabilidades.

Fuente - pixabay.com
Quiero que conozcas los trucos que utilizo para cuidar mis ojos y también protegerlos y más de cara al calor, que aunque no te los creas es una parte sensible de nuestro cuerpo que no siempre cuidamos lo que deberíamos.

El uso de las lentillas 

Si eres de las personas que utilizan lentillas asiduamente, recuerda no bañarte en el agua con lentillas, ya que pueden causar infecciones. Es mejor que no vayas con ellas a la playa o piscina y las dejes para otros momentos.



Me siento más cómoda usando lentillas desechables, puesto que no las utilizo siempre y, por lo tanto, tengo la comodidad de elegir si las quiero de un día o de un mes, en mi caso las primeras son las más cómodas, por lo menos en mi estilo de vida.

Protección contra el sol y los rayos UV 

Sí, además de proteger nuestro cuerpo de la radiación solar, también debemos proteger los ojos. Recuerda no mirar directamente al sol, ya que es perjudicial y usar siempre unas gafas de sol homologadas.

Fuente - pixabay.com
Si eres usuario de lentillas, no tomes el sol con ellas puestas y asegúrate que sean lentes con filtros UV como las lentillas Acuvue.

¿Y en el agua? 

Cuando te sumerges en el agua de la piscina o playa, ésta puede entrar en contacto con tus ojos y ocasionarte picor u ojos rojos. Para prevenirlos lo adecuado es usar gafas de buceo, sobretodo si vas a estar mucho tiempo en el agua.

Si te son molestas o no te gusta llevarlas, cuando sumerjas tu cabeza bajo el agua cierra los ojos, así evitarás el escozor que es muy molesto en ellos.

Fuente - pixabay.com
Es especialmente adecuado utilizar gafas de buceo si piensas sumergirte en el agua, independientemente de que te encuentres en una piscina o en el mar. Es una opción útil porque ayuda a prevenir los ojos rojos, además de ayudar de forma sencilla a reducir los picores y el molesto escozor.

En caso de que no desees usar gafas de este tipo, pero te sumerjas bajo el agua, debes tener especial cuidado de no abrir los ojos, haciéndolo solo cuando ya tu cabeza se encuentre fuera de ella.

Evita su sequedad 

Ya lo he comentado alguna vez, el uso de los aires acondicionados, hace que se nos resequen más los ojos. Esta sequedad provoca en ellos picores, enrojecimiento, visión borrosa y en ocasiones sensibilidad a la luz.

Fuente - pixabay.com
Para ello es importante que hagas un buen uso del aire acondicionado, manteniéndolo entre 21 y 26 grados y que realices un buen mantenimiento del mismo. También es aconsejable el uso de colirios y sueros fisiológicos para mantenerlos hidratados en todo momento.

¿extremas la precaución en tus ojos?