Rinoplastia, lo que aún no te han contado de ella

29 jun. 2016

Cuando tu perfil no te gusta y te sientes acomplejada por ello, habrás pensado en una rinoplastia como tu solución. Siendo la quinta operación de cirugía estética que se realiza en nuestro país, quiero darte algunas claves para que lo tengas claro.

Comencemos por el principio, ¿qué es una rinoplastia? es una pequeña cirugía que corrige la forma de nuestra nariz, puede realizarse de dos maneras, dependiendo del problema que haya que solucionar y del lugar donde se realice la incisión.

Qué es una rinoplastia
Qué es una rinoplastia
En la rinoplastia abierta se accede a través de la punta nasal, por lo que se quedará una pequeña cicatriz que será visible en la columela (columna que separan las dos fosas nasales). Dependiendo de la complejidad, se usará anestesia general o anestesia local y sedación, puede requerir una noche de hospitalización.


En la rinoplastia cerrada se realizan unas pequeñas incisiones dentro de las fosas nasales, solo se necesita anestesia local y sedación.

Infografía Rinoplastia cerrada
Infografía Rinoplastia cerrada
¿Para quién está desaconsejada?

Aunque sea una pequeña cirugía, no deja de ser una operación, siempre debes consultar a un médico. Si tienes problemas cardiovasculares, circulatorios, de coagulación o respiratorios está desaconsejada, al igual en personas que tengan enfermedades metabólicas, autoinmunes o sistémicas.

También las mujeres embarazadas o que estén amamantando no podrán someterse a esta cirugía.

Consejos a tener en cuenta

- Planteaté las causas para someterte a una rinoplastia: si son por salud o estéticas y sus pros y contras.

- Aseguraté que la intervención se realiza en un centro de salud especializado, y por un cirujano plástico acreditado para ello.

- Como en toda operación hay un preoperatorio (analítica, radiografías o electrocardiograma) y un postoperatorio (analgésicos, férula nasal y curas) que debes cumplir.

Rinoplasta con anetesia local y sedación
Rinoplasta con anetesia local y sedación
- Aunque tengas 18 años, el médico es el que decidirá si tienes la madurez psicológica para este tipo de operación, recuerda que esta operación requiere de un cambio físico y no todas las personas están preparadas para ello.

Y recuerda ..

¡no existe la nariz perfecta!