Mitos sobre la dieta vegana

28 ene. 2017

Dieta vegana
Dieta vegana -  Fuente: Wikimedia Commons
Hace poco me enteré de una polémica que hubo porque Marta Martínez, la responsable de la cuenta Mi Dieta Vegana, subió una foto suya de las vacaciones en la que aparecía en bikini. Y se ve que le dijeron de todo.  La chica no es Beyoncé y tiene un cuerpo normal pero, como hay gente para todo, le llegaron a acusar de que realmente no era vegana porque tenía celulitis. Es que me parece alucinante.

El revuelo causado por la foto hizo que Martínez tuviera que explicar la idea equivocada que tenemos de que ser vegano es una manera de adelgazar; me incluyo porque si lo pienso, creo que en el fondo yo también tenía un poco esa idea. Claro, vemos titulares como que “Beyoncé come vegano durante X días y pierde X kilos” y es normal que lo entendamos mal.





Ahora su cuenta se anuncia directamente diciendo que “el veganismo no es una dieta, a dieta estoy yo”. Entre las frutas, vegetales y cereales hay también productos muy calóricos y con mucha glucosa, que viene siendo azúcar. Si no haces nada de deporte y a la hora de la merienda te tomas un té pero lo acompañas con unos bombocitos de cacao con crema de cacahuete, pues por muy veganos que sean ya me dirás si adelgazas o no…

Bombocitos vegans de cacao con crema de cacahuete
Bombocitos vegans de cacao con crema de cacahuete -  Fuente: Wikimedia Commons
Hay un montón de famosos que se han hecho veganos, parece que un poco por moda, pero lo que me llama la atención son los deportistas que siguen este tipo de alimentación (por no llamarlo dieta) con toda la energía que necesitan para ejercer su actividad. La tenista Venus Williams, por ejemplo, no es que se hiciese vegana (crudivegana, para ser más exactos) porque sí, es que se lo recomendaron los médicos después de pasar el síndrome de Sjögren, una enfermedad que te debilita físicamente y causa dolores musculares. Su hermana, Serena, también cambió en solidaridad. No sé si las habéis visto jugar pero son unas máquinas; ahí están, con 36 y 35 años disputando la final del Abierto de Australia, uno de los torneos más importantes del mundo, sin probar un bocadito de carne ni huevo siquiera.

Está claro que los beneficios del veganismo son muchos pero creo que el principal, y que conste que no soy ninguna experta, es que te obliga a comer sano. No es un tema de calorías, es una cuestión de sentirse bien física, anímica y mentalmente. Es el caso de Daniel Negreanu, un jugador de póker que cambió su forma de comer y empezó a conseguir mejores resultados; mientras otros pasan horas de torneo con Red Bull y snacks industriales, él se lleva los smoothies que hace con las verduras que cultiva en su propio huerto. Negreanu es famoso no sólo por eso sino porque es el jugador que más ha ganado en la historia. Hasta tal punto es importante una buena alimentación, incluso te ayuda a pensar mejor.

Smoothies
Smoothies -  Fuente: Wikimedia Commons
Vaya por delante que yo no soy vegana, pero me parecía importante que quien elija serlo no lo haga por moda sino sabiendo lo que es. El veganismo tiene que ver con evitar alimentos de origen animal, por eso también entra la cosmética. Marcas como Lush, de la que soy seguidora y sobre la que puedes leer un buen número de posts, siguen esa filosofía de no usar animales para realizar sus productos. El origen de los veganos está en un grupo de vegetarianos preocupados porque se siguiera tomando leche de vaca. Así que es más una cuestión moral que una dieta.

En mi modesta opinión lo más importante es la calidad de lo que comemos. Los productos bio y evitar comida procesada, harinas industriales, grasas saturadas… Para mí se puede evitar todo eso sin tener que ser vegano. Hay movimientos como el de la alimentación de Kilómetro 0, practicada por estos restaurantes en Cataluña, que aboga por productos locales, frescos y sostenibles. Comer bien es salud pero estar sano no significa tener abdominales de tableta de chocolate –ni tampoco no poderse comer una de vez en cuando ;)